Los amantes del snowboard de aventura vivían resignados viendo cómo los mejores descensos quedaban prácticamente reservados para los esquiadores de travesía. La dificultad de ascender a las cumbres con raquetas en los pies llevó a dar con una solución bastante drástica: partir la tabla de snowboard por la mitad e ingeniar un nuevo sistema de anclaje de las fijaciones. Nacía así el splitboard, una modalidad pura que te hará sentir las raíces del alpinismo y el snowboard.

 

Splitboard

Splitboard Foto de Voelkl-Snowboards.

El splitboarding o snowboard de travesía es una modalidad relativamente joven en la que se parte una tabla de snow por la mitad para convertirla en una especie de dos esquís que permitan ascender poniendo unas pieles de foca en la suela y que se ensamblan en una tabla normal para realizar las bajadas más intensas por laderas completamente vírgenes. Nace de la necesidad de poder realizar snowboard de travesía sin tener que emplear raquetas de nieve y cargar con la tabla a la espalda. Pese a ser una idea que lleva más de 20 años desarrollándose, es el momento actual en el que está ganando fuerza y adeptos este snowboard de travesía.

En realidad una splitboard es una tabla de snowboard cortada literalmente de “nose” a “tail”. De este modo, logramos tener dos esquís de unos 15 centímetros de ancho para poder ascender foqueando. Pero el verdadero invento está en la posición de las fijaciones: frontal para la ascensión, diagonal para el descenso. El truco reside en que mediante unos pasadores, la fijación queda libre en el talón para poder mover el pie durante el ascenso, mientras que para bajar, se unen las dos mitades de la tabla mediante unos cierres y la propia fijación en la posición normal de descenso. De este modo, ya tenemos nuestra tabla de snowboard tradicional preparada para el total disfrute y deleite de la bajada.

splitboard

Lo que no hay que olvidar es el riesgo que entraña esta modalidad por realizarse en alta montaña y siempre habrá que llevar como mínimo el equipo básico de seguridad: ARVA, pala y sonda. En cualquier momento se puede producir una avalancha y toda precaución y medidas de seguridad son pocas en este caso. Será importante y recomendable ir en grupo y que alguno, si no todos, tengan conocimientos técnicos de montaña, del itinerario que se está realizando, del estado de la nieve y el manto nivoso y de las alertas de avalanchas existentes en ese momento.

Os animamos desde SKIBACK a practicar esta nueva modalidad, siempre con la máxima seguridad y acompañados de guías titulados de montaña. Aprenderéis a amar más si cabe el snowboard y a disfrutar de la magia de la nieve en su mayor majestuosidad y del silencio, alejado del tumulto de las estaciones y telesillas. Al acabar la jornada, vuestro SKIBACK os ayudará a transportar la tabla con total comodidad y ligereza.

Un saludo y… Happy Riding!!!!