skip to Main Content
Elegir Esquis

ELEGIR ESQUÍS: ¿QUÉ NECESITO SABER?

A la hora de comprar material de esquí hay dos momentos clave que determinarán de forma importante la forma en que disfrutemos de este deporte: la elección de botas y elegir esquís. Actualmente y con el desarrollo del carving podemos encontrar esquís muy diferentes, con características específicas y que sirven para distintas cosas. Lo fundamental en esta elección: ser honestos con nuestro nivel de esquí y tener claro lo que esperamos de nuestros nuevos compañeros.

elegir-esquisTanto si necesitas renovar imperiosamente tus viejos esquís como si eres de los que cambias de esquís habitualmente cada dos o tres temporadas, estás a punto de tomar una decisión que marcará el futuro de tu deporte favorito durante, al menos, un tiempo. Lo primero que hay que saber a la hora de elegir esquís es que el mundo del esquí de carving ha evolucionado tanto que a día de hoy podemos encontrar esquís de muy distintos tipos: de pista, all-mountain, de competición, polivalentes, de gama alta, freeride, freestyle, fat, big mountain, touring…

A no ser que seas un experto, estés al tanto de lo que se mueve en el mercado y te sepas manejar buscando las mejores ofertas en internet, lo más aconsejable es que te pases por varias tiendas especializadas. Allí te enseñarán y te explicarán diferentes esquís y te aconsejarán cuál es el más indicado para tu tipo de esquí según nivel, exigencia y uso que les vayas a dar. No te importe perder algo de tiempo en esta tarea, ya que mirar, escuchar y comparar siempre vienen bien antes de una inversión en seguridad y diversión como es esta.

Lo primero que tenemos que saber es qué tipo de esquiador somos, cuál es nuestro nivel y además, ser honestos con nosotros mismos. Un esquí de iniciación no tiene las mismas características que uno para expertos y escoger sin saber nos puede dar problemas posteriormente. También deberemos valorar qué tipo de técnica uso habitualmente, si esquío en pista, fuera de pista o en ambas…  actualmente podemos encontrar esquís magníficos para practicar heliesquí en Canadá, pero que en España por el tipo de nevadas que tenemos, sirven más bien para nada. No es una tontería este punto, ya que cada esquí es mejor en una cosa. En España lo más habitual es esquiar en pistas con nieve bien pisada y hacer algunas incursiones fuera de pistas, así que con un polivalente o un all-mountain sería más que suficiente.

Además deberemos tener en cuenta nuestra complexión física, altura y peso, el estado físico en el que nos encontramos, el ritmo con el que esquiamos y con qué frecuencia lo hacemos. Todo esto está relacionado con la talla del esquí a escoger. Cuanto más alto sean, más potencia y destreza requerirá para moverlos. Cuanto más cortos, más sencillitos y suaves de manejar… Lo habitual desde la irrupción del carving es coger los esquís de una altura entre la nariz y la frente. Aunque esto es bastante relativo y con la irrupción del rocker y el camber algunas cosas han cambiado.

formas y tamaños esquisEl arqueo del esquí hace referencia a su curvatura “en vacío”, sin tu peso ni el peso de las fijaciones. Los esquís tienen diferentes curvaturas: muy curvos o más bien planos, según el uso y el rendimiento esperado. Lo más habitual es que los esquís adopten un arqueo clásico a lo largo, completado con el rocker (curvatura hacia arriba) en la zona de la espátula y/o del talón, para aportar potencia y control.

[icon_list size=”small medium large” type=”circle square” icon=”icon name” icon_color=”” background_color=””]
  • El arqueo tradicional: cuando el esquí está en el suelo, está en contacto con la nieve por los dos extremos, la espátula y el talón, pero no por el centro, que se mantiene ligeramente levantado debido a su forma curvada. Ideal para un uso en pistas.
  • El arqueo invertido, o rocker: al revés que el arqueo tradicional, el punto de contacto se encuentra en el centro del esquí, mientras que la espátula y el talón están levantados y le dan una forma de plátano. Ideal para un uso freeride.
  • Rocker en la espátula: el esquí tiene un arqueo clásico, combinado con un rocker en la espátula, que permite una excelente gestión de los giros. Ideal para un uso en pista.
  • Rocker en la espátula y el talón, o doble rocker: el arqueo clásico se completa con un rocker delante y detrás, para un buen agarre en la nieve y una flotación óptima sobre la nieve polvo. Ideal para un uso freeride.
[/icon_list]

Por último habrá que mirar la anchura del patín, que es la referencia del tipo de esquí que desarrollaremos. Un esquí de pista-racing puede tener un patín de 66 mm, un esquí carving 70 mm, uno all-mountain 80 mm y un esquí freeride de 100 mm. Las cotas y en especial el patín también influyen en el radio de giro y por lo tanto en los tipos de giros más cortos o más anchos. Un esquí racing puede tener un radio de giro de 12 metros, un esquí carving 16 metros, uno all-mountain 18 metros y un esquí freeride 20 o más.

Esperamos que esta pequeña guía os sirva para haceros una aproximación a los diferentes factores que hay que mirar a la hora de elegir los “nuevos juguetes”. Luego está por supuesto el precio, que dependerá de la calidad del esquí y ya será tu opción valorar cuánto gastar. Lo que sí que os aconsejamos desde Skiback es no basar la elección por los colores o el diseño, si no por su núcleo y materiales, lugar donde reside la personalidad del esquí. Y recuerda que Skiback es la forma más cómoda y sencilla de transportar tus esquís, sean como sean…

Fuente y recursos: www.wedze.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top