fbpx skip to Main Content
Gafas De Ventisca

¿QUÉ GAFAS DE SOL DEBO LLEVAR EN LA NIEVE?

Las gafas de sol son uno de los elementos imprescindibles a la hora de practicar deportes en la nieve, ya que protegen nuestros ojos ante los Rayos Ultra Violetas y son un magnífico complemento de moda. La variedad a la hora de elegir es inmensa, pero deberemos tener en cuenta algunos factores para elegir la que más nos conviene.

Gafas de ventisca

Gafas de ventisca

A todos nos encanta disfrutar de un magnífico día de esquí soleado con nieve recién caída. Pero quizá no seamos conscientes de los riesgos que puede entrañar para nuestra vista si no protegemos nuestros ojos con unas gafas de sol que tengan las lentes adecuadas. La posición del sol es más baja en los meses de invierno y llegan a nosotros con una mayor inclinación. Además, tenemos que contar con el poderoso poder multiplicador de la nieve, que hace que la reflexión de los Rayos Ultra Violeta (UV) se multiplique hasta por ocho.

Los Rayos UV tienen más incidencia conforme subimos en altura, alrededor de un 12% cada 1.000 metros, y el efecto reflectante de la nieve hace que la radiación aumente hasta casi el 90%. Conviene saber que los Rayos UV traspasan las nubes y tienen mayor incidencia a mediodía, así que aunque el día esté nublado, sólo se filtra la luz solar visible y gran parte de los Rayos UV llegan a la superficie terrestre. No debemos pensar que, por ser primera hora del día o que el día esté nublado, no son necesarias las gafas de sol. Las consecuencias para los ojos pueden ser nefastas y una exposición a la radiación solar puede derivar en problemas oculares como irritación, pérdida temporal de la visión (la llamada ceguera del esquiador) o llegar hasta quemaduras irreversibles en las córneas.

Partiendo de esta base y de su importancia habrá que elegir la gafa de sol que más se adapte a nuestra comodidad y necesidades: deportivas-convencionales o máscaras o gafa de ventisca. También hay que tener en cuenta que las gafas cumplan las normas ISO de protección y que tengan el marcado CE, que demuestra que cumplen las normas de seguridad europeas.

Si elegimos la gafa de sol tradicional hay que tener en cuenta que:

[icon_list size=”small medium large” type=”circle square” icon=”icon name” icon_color=”” background_color=””]
  • Ante la posibilidad de caídas hay que minimizar el riesgo para los ojos y las monturas deberían ser plásticas y las lentes orgánicas (mejor que si se rompe el cristal y las lentes son minerales).
  • Es recomendable que las lentes cuenten con algún tratamiento anti-reflejante (polarizadas, recubrimiento de iridio…).
  •  Si la gafa de sol es cerrada por los laterales y cierran completamente con la cara conseguiremos que evitar que entre el aire y salpicaduras de nieve en los descensos, así como que entren lateralmente reflejos de Rayos UV.[/icon_list]

La máscara o gafa de ventisca cuenta con otro tipo de características:

[icon_list size=”small medium large” type=”circle square” icon=”icon name” icon_color=”” background_color=””]
  • Dan mayor protección y seguridad en caso de caídas por su carcasa de plástico moldeable.
  • Se adaptan y sujetan muy bien y se pueden emplear con casco.
  • Aportan un mayor campo de visión, aumentando el rendimiento.
  • Cuentan con avances técnicos como tratamientos anti-vaho y sistemas de ventilación, recubrimiento de espuma para no dejar entrar humedad, sudor o aire…
  • Tienen lentes específicas para cada condición de nieve: oscuras para días soleados, anaranjadas para días nublados y con poca visibilidad y amarillas o rosas para resaltar el terreno cuando hay muy poca luz.
[/icon_list]

Una vez vistos los tipos de gafas que podemos elegir, llega lo más importante para montar en nuestra gafa ideal, la lente. Una buena lente filtrará el 100% de los nocivos Rayos UV. Por medio de filtros de color reducirán el porcentaje de luz que recibe el ojo. Cuanto más oscura sea la lente, menor porcentaje de luz transmitida. Esta es la tabla del índice de protección de las lentes.

[table align=”left right center justify” header_color=”” header_back_color=””][thead][th colspan=”” rowspan=””]Categoría o Índice de Protección[/th][th colspan=”” rowspan=””]Índice de Transmisión de luz visible [/th][th colspan=”” rowspan=””]Uso Recomendado[/th][/thead][tbody][tr][td colspan=”” rowspan=””]0[/td][td colspan=”” rowspan=””]80 % a 100 %[/td][td colspan=”” rowspan=””]Días nublados y ambientes exteriores poco luminosos.[/td][/tr][tr][td colspan=”” rowspan=””]1[/td][td colspan=”” rowspan=””]43 % a 80 %[/td][td colspan=”” rowspan=””]Días de luminosidad media. Recomendadas para usar en ciudad.[/td][/tr][tr][td colspan=”” rowspan=””]2[/td][td colspan=”” rowspan=””]18% a 43%[/td][td colspan=”” rowspan=””]Días soleados (excepto en verano). Muy usados en ciclismo, atletismo…[/td][/tr][tr][td colspan=”” rowspan=””]3[/td][td colspan=”” rowspan=””] 8 % a 18 %[/td][td colspan=”” rowspan=””]Días muy soleados (verano) Es la protección más común.[/td][/tr][tr][td colspan=”” rowspan=””]4[/td][td colspan=”” rowspan=””]3 % a 8 % [/td][td colspan=”” rowspan=””]Alta montaña, Esquí, deportes acuáticos… No son aptos para conducción.[/td][/tr][/tbody][/table]

Además de esto, en los últimos años han ido surgiendo avances tecnológicos en las lentes que añaden una protección adicional y características especiales que pueden venir bien según nuestro tipo de ojos o el uso que les demos:

[icon_list size=”small medium large” type=”circle square” icon=”icon name” icon_color=”” background_color=””]
  • Lentes foto-cromáticas: adaptan su tono a la luz ambiente y se oscurecen más o menos en función de la cantidad de luz.
  • Lentes polarizadas: eliminan los reflejos horizontales, permitiendo sólo el paso de la luz vertical. Idóneas para la conducción, y la práctica del esquí y deportes acuáticos.
  • Lentes espejadas: reflejan gran parte de la luz impidiendo que llegue al ojo.
  • Filtros LST: tecnología de estabilización de contrastes mediante diferentes filtros (exclusiva de Adidas).
  • Lentes de alta curvatura: reducen la cantidad de rayos laterales y traseros que penetran en la lente.
[/icon_list]

Por todo esto que acabamos de ver, cuando vayas a comprar tus gafas de sol para la nieve, busca el modelo que más te guste por su estilo y que mejor se adapte a tus rasgos faciales, pero sobre todo, piensa qué tipo de lente es la que mejor se adecua al uso que vas a darles. Desde SKIBACK os recomendamos que contéis con la ayuda de profesionales de la vista y que no os importe gastar en salud, que a la larga es lo que proporcionan.
Esperamos que esta guía os haya servido de ayuda. Nos vemos la semana que viene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top