skip to Main Content
Esquí O Snowboard

¿ESQUÍ O SNOWBOARD? CON CUÁL EMPEZAR…

El invierno está aquí. Ya ha llegado el frío y con él, las primeras nevadas. Quizá con este panorama te estés animando a probar alguno de los deportes de nieve, esquí o snowboard. Pero es aquí donde surgen las dudas: ¿Cuál es más fácil de aprender? ¿Cuál es más cómodo? ¿Con cuál me voy a caer menos al suelo? Lo cierto es que no es fácil de saber, pero desde SKIBACK vamos a tratar de daros algunas pistas que puedan ayudar a decantaros por uno u otro.

Esquí o Snowboard

Esquí o Snowboard

Lo primero que queremos aconsejaros es que, sea esquí o snowboard el deporte que comencéis a practicar, sea siempre contratando clases con profesores titulados. La seguridad es clave para ti y para los demás y un buen profesor te enseñará la teoría, técnica y progresión, de forma segura y sin los riesgos que entraña comenzar solo. Además te dará mucha más confianza para continuar practicando por tu cuenta.

La edad no es un impedimento para empezar a practicar ninguno de ellos, aunque cuanto antes se empiece, mejor por condición física y tenemos menos miedos. Lo ideal es empezar de pequeños, así que si tenéis niños no dudéis en que aprendan desde los 4-5 años. Aprenden a una velocidad de vértigo y se quedan con todo lo que les enseñan.

El esquí es la modalidad más conocida y extendida. Puede que el inicio sea más sencillo que el del snowboard, pero para dominarlo nos llevará tiempo, ya que conlleva mucha técnica y no es tan sencillo progresar. Con los esquís tenemos una mayor estabilidad y equilibrio que con la tabla por la posición centrada del cuerpo y por tener independencia de piernas. Lo que debéis tener claro es que no es llegar y triunfar y puede que estéis días aprendiendo a frenar y girar en cuña para posteriormente, y sin prisa, ir introduciendo los virajes paralelos. Se necesita una forma física medianamente aceptable porque el trabajo con piernas y core es exigente (en una hora se pueden quemar más de 500 calorías). Además de los esquís, contaremos con la ayuda de unos bastones para equilibrarnos y empujarnos y deberemos calzarnos unas botas rígidas que no son excesivamente cómodas y a veces son las pesadillas de los debutantes.

El snowboard se practica con una tabla en la que colocamos las dos piernas de forma oblicua. La posición no es tan natural como la del esquí pero se cuenta con la ventaja de la comodidad de sus botas y del suave y divertido manejo de la tabla. Los comienzos son más duros por las constantes caídas y dificultad en levantarse, pero enseguida se progresa a una velocidad mucho mayor que en el esquí. A dominar perfectamente el snowboard se llega antes, aunque luego no tiene gran margen de mejora como el esquí. Otro punto a su favor es que no suelen registrarse tantas lesiones como en el esquí por la posición que se adopta sobre la tabla. Las piernas deben tener una buena tonificación y en este deporte se trabaja mucho la zona troncal y abdominal. Quizá no transmita unas sensaciones de tanta velocidad como el esquí pero es sumamente divertido, adictivo y fácil para realizar saltos y trucos.

Esperamos que estas pequeñas nociones os puedan servir para decantaros por uno o por otro deporte. No hay ni mejor ni peor, ni más fácil ni más difícil, son distintos y cada uno tiene sus cosas. Lo importante es probar y perseverar en su aprendizaje. La sensación de libertad que proporcionan los deportes de nieve es indescriptible. A los que comenzáis, recomendaros SKIBACK, ya que está disponible tanto para esquí como para snowboard, para niños y para adultos. Os resultará tremendamente útil para transportar el material de forma cómoda y segura. Ahora tan sólo queda decidirse y disfrutar…

Aprovechad la apertura de las pistas y nos vemos la semana que viene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top